La Inspección de Trabajo está llevando a cabo un plan de actuación para comprobar y revisar las cotizaciones empresariales realizadas  en concepto de contingencias profesionales (accidentes de trabajo y muerte, supervivencia e incapacidad).

Hasta ahora el criterio común y mayoritariamente aceptado consistía en cotizar en función de la “ocupación efectiva del trabajador”. Sin embargo, la Inspección, con base tanto en una reciente Sentencia de la Audiencia Nacional, como de los sistemas de liquidación electrónica, que ya incluyen el convenio colectivo de aplicación y la actividad empresarial, ha empezado a exigir que estas cotizaciones se realicen en función de la “actividad de la empresa”.

Las repercusiones económicas serán importantes. Por ejemplo, el personal de oficinas de una industria dejaría de cotizar como “personal administrativo” para hacerlo como “personal obrero”, con mayor cuota, que puede incrementarse hasta seis puntos porcentuales, por suponer mayor riesgo la actividad empresarial que la ocupación del trabajador.

Hasta la fecha, la Inspección está “invitando” a regularizar las cuotas no prescritas (cuatro años) de forma voluntaria, sin levantar acta de liquidación ni de infracción, cuestión de la que os informamos para que podáis consultarlo con vuestra asesoría de referencia y tomar las decisiones oportunas. Igualmente quedamos a su disposición si podemos ayudaros en algo.