¿Qué hay realmente de nuevo en el despido objetivo?

Mucho se ha dicho y escrito acerca del despido objetivo, con tal confusión que hay quien ahora piensa que constituye la panacea del despido. Pero ¿Qué modificaciones a sufrido el despido objetivo?

La reforma ha unificado las causas del despido objetivo con las del despido colectivo, elemento positivo, puesto que dichas causas han diso finlamente descritas y concretadas por el legislador y se reduce el períod de preaviso de 30 a 15 días lo que ofrece una mayor seguridad a la hora de saber si es posible o no realizar dicho tipo de despidos. Sin embargo, las causas siguen siendo las mismas y la determinación que ha hecho el legislador responde a la venía haciendo la jurisprudencia del Trbunal Supremo, si bien se ha suavizado la exigencia a la hora de acreditar su existencia, bastando que, habiendo probado ésta, la medida se presente como mínimamente razonable.

Por otro lado, ha habido una modificación importante, por lo que al coste económico del despido se refiere. Pero ¡ojo! No en todos los casos.  Ello depende fundamentalmente de que se trate o no de un contrato para el fomento de la contratación indefinida. Así la indemnización queda según se expresa en el siguiente cuadro:

1.- Contrato Ordinario y Bonificado declarado Procedente:

a.- Contratos celebrados con anterioridad al 17 de junio de 2010 y contratos indefinidos  que hayan tenido una duración inferior a 1 año  a la fecha de extinción y temporales, en ambos casos celebrados con posterioridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 20 días de salario por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades

b.- Contratos indefinidos que hayan tenido una duración superior a 1 año a la fecha de extinción, celebrados con posteridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 12 días de salario por años de servicio con un máximo de 7,2 mensualidades.

FOGASA: 8 días de salario por años de servicio con un máximo de 4,8 mensualidades.

2.- Contrato ordinario declarado Improcedente:

a.- Contratos celebrados con anterioridad al 17 de junio de 2010 y contratos indefinidos  que hayan tenido una duración inferior a 1 año  a la fecha de extinción y temporales, en ambos casos celebrados con posterioridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 45 días/año con un máximo de 42 mensualidades.

b.- Contratos indefinidos que hayan tenido una duración superior a 1 año a la2 fecha de extinción, celebrados con posteridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 37 días/año con un máximo de 34,53 mensualidades.

FOGASA: 8 días de salario por año de servicio con un máximo de 7,47 mensualidades

3.- Contrato bonificado indefinido declarado judicialmente o reconocido por la empresa Improcedente 

a.- Contratos celebrados con anterioridad al 17 de junio de 2010 y contratos indefinidos  que hayan tenido una duración inferior a 1 año  a la fecha de extinción celebrados con posterioridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 33 días de salario por año de servicio con un máximo de 24 mensualidades

b.- Contratos hayan tenido una duración superior a 1 año a la fecha de extinción celebrados con posteridad al 17 de junio de 2010:

Empresa: 25 días de salario por años de servicio con un máximo de 18,18 mensualidades.

FOGASA: 8 días de salario por años de servicio con un máximo de 5,82 mensualidades.

30 de septiembre de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada