Hoy vamos a hablar sobre un aspecto que dinamiza y flexibilza enormemente la organización del tiempo de trabajo en la empresa.

La reforma laboral modifica el art. 34.2 del ET. Los convenios colectivos pueden establecer la distribución irregular de la jornada y prevé que, en defecto de pacto, la empresa pueda distribuir de manera irregular a lo largo del año el 10 % de la jornada de trabajo (el RDLey anterior a la reforma preveía sólo un 5% de la jornada de trabajo como periodo distribuible de forma irregular).  Dicho 10% es un mínimo que se aplicará en defecto de pacto, lo que quiere decir que en el convenio colectivo se puede establecer un porcentaje superior.

En todo caso, el trabajador deberá conocer el día y la hora con un preaviso mínimo de 5 días y se deberán respetar siempre los períodos de descanso diario y semanal previstos en la ley.

Esta medida supone, sin duda, una herramienta estupenda para hacer frente a los picos de producción, sin tener que echar mano de la utilización de horas extra.

7 de febrero de 2013