Aunque los microempresarios no tienen obligación legal de tener cuenta de empresa, conviene tener una cuenta bancaria separada para el negocio.