Además de las obligaciones relacionadas con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, hay otras obligaciones. Para algunos tipos de negocio es obligatorio comprar y registrar una caja registradora. Si se utiliza un televisor en el negocio, existe la obligación de registrarlo y pagar por ello.

Por último, debe tenerse en cuenta que desde el momento de la inscripción en CEIDG, la persona se convierte en empresario. Si firma un contrato y compra bienes o servicios para el desarrollo de su actividad, ya no es considerado un consumidor. La ley lo trata como a un profesional del comercio. También tiene deberes de información adicionales. Si, como empresario, envía correspondencia a otra persona, debe indicar el nombre de su empresa, el número de identificación fiscal y la dirección.