Los bancos exigen que las empresas cuenten con un sello que, además, debe utilizarse para emitir otros documentos, firmar solicitudes, contratos etc. Los autónomos están exentos de esta obligación.